El Presidente Trump firmó el 1º de mayo de 2020 un decreto ejecutivo («Decreto») por el que se declaraba la emergencia nacional por las amenazas a la red eléctrica a granel de los Estados Unidos por parte de adversarios extranjeros que pudieran tratar de cometer actos malintencionados contra los Estados Unidos y su población, incluidas actividades cibernéticas malintencionadas. Si bien el Decreto no impone directamente ninguna restricción ni identifica a ninguna potencia o entidad adversaria extranjera, allana el camino para futuras prohibiciones de la importación y la adquisición de equipo de producción extranjera que se haya identificado específicamente como un peligro para la seguridad del sistema de energía a granel de los Estados Unidos. China y Rusia son ampliamente consideradas como los principales objetivos de la Orden.

1. Autorización para prohibir transacciones específicas relacionadas con el sistema de energía a granel de los EE.UU.

La Orden autoriza al Secretario de Energía (el «Secretario») a prohibir la «adquisición, importación, transferencia o instalación de cualquier equipo eléctrico de sistema de energía a granel» (colectivamente, una «transacción») que implique equipo diseñado, desarrollado, fabricado o suministrado por personas que sean propiedad o estén controladas o sujetas a la jurisdicción o dirección de un «adversario extranjero», y la transacción plantea cualquiera de las dos:

«un riesgo indebido de sabotaje o subversión del diseño, la integridad, la fabricación, la producción, la distribución, la instalación, el funcionamiento o el mantenimiento del sistema de energía a granel en los Estados Unidos»;

«un riesgo indebido de efectos catastróficos para la seguridad o la capacidad de recuperación de la infraestructura crítica de los Estados Unidos o la economía de los Estados Unidos»; o

«un riesgo inaceptable para la seguridad nacional de los Estados Unidos o la seguridad de los ciudadanos de los Estados Unidos».

En lugar de la prohibición, el Secretario puede exigir a las partes que adopten medidas de mitigación para aliviar las preocupaciones como condición previa a la aprobación de una transacción.

El Secretario deberá promulgar normas y reglamentos de aplicación en un plazo de 150 días a partir de la Orden, o antes del 28 de septiembre de 2020.

2. ¿Qué es el sistema de energía a granel y qué equipo está cubierto?

La Orden define «sistema de energía a granel» como «(i) las instalaciones y sistemas de control necesarios para operar una red de transmisión de energía eléctrica interconectada (o cualquier porción de la misma); y (ii) la energía eléctrica de las instalaciones de generación necesarias para mantener la fiabilidad de la transmisión», incluidas las líneas de transmisión con una capacidad nominal de 69.000 voltios (69 kV) o más. Quedan excluidas las instalaciones utilizadas en la distribución local de electricidad. Aunque no está claro, esto parecería captar las instalaciones de generación «punta» (independientemente del tipo de combustible utilizado) y también podría interpretarse que se aplica al almacenamiento y a la generación híbrida más las instalaciones de almacenamiento.

El «equipo eléctrico del sistema de energía a granel» se define como «los artículos utilizados en subestaciones del sistema de energía a granel, salas de control o centrales de generación de energía, incluidos reactores, condensadores, transformadores de subestación, condensadores de acoplamiento de corriente, grandes generadores, generadores de reserva, reguladores de tensión de subestación, equipo de condensadores en derivación, reconectadores automáticos de circuitos, transformadores de instrumentos, transformadores de tensión de capacidad de acoplamiento, relés de protección, equipo de medición, disyuntores de alta tensión, turbinas de generación, sistemas de control industrial, sistemas de control distribuido y sistemas instrumentados de seguridad». La Orden también autoriza al Secretario a publicar una lista de equipos y proveedores aprobados que están precalificados para futuras transacciones.

3. "Adversario extranjero" no definido

Como se ha señalado, la Orden no identifica países adversarios extranjeros específicos, pero define el término en términos generales como «todo gobierno extranjero o persona extranjera no gubernamental que participe en una pauta a largo plazo o en casos graves de conducta significativamente adversa para la seguridad nacional de los Estados Unidos o de sus aliados o para la seguridad de los ciudadanos de los Estados Unidos». Se da al Secretario una amplia libertad para tomar determinaciones de adversario extranjero caso por caso, con la expectativa de que las entidades chinas y rusas sean el objetivo principal.

4. Cierta incertidumbre sobre la fecha de entrada en vigor

La Orden se aplica a toda transacción «iniciada después» del 1º de mayo de 2020; sin embargo, la Orden se aplica a pesar de todo contrato celebrado o de las licencias o permisos concedidos antes de esa fecha. Esto sugiere que por «iniciación» se entiende una nueva etapa concreta del proyecto, como la adquisición de equipo o el comienzo de las obras. Sin embargo, como se señala inmediatamente a continuación, la Orden parece crear la autoridad para que el Secretario examine los activos de energía a granel actualmente instalados y adopte medidas para mitigar las amenazas a la seguridad nacional que la Orden tiene por objeto abordar.