Inicio > Noticias > Hacia el cribado no invasivo en el lactante
Noticias
13-05-2013

Hacia el cribado no invasivo en el lactante

El análisis de la curva de volumen corriente en el lactante parece útil como método de cribado ante sospecha de patología de la vía aérea superior en pacientes de riesgo. Así lo demuestra un estudio del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia presentado en la 35ª Reunión de la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP), celebrado en Santander.

Como explica Manuel Sánchez-Solís, presidente de esta sociedad y jefe del Servicio de Pediatría y de la Unidad de Neumología Pediátrica del citado centro murciano, hay recién nacidos, especialmente prematuros, que han estado intubados de forma prolongada o han pasado por una cirugía del ductus, que manifiestan "claramente" una obstrucción de la vía aérea. Pero existe otro grupo con sintomatología clínica muy poco manifiesta. "A partir de estudios de función pulmonar, hemos advertido que, de 12 casos en los que teníamos sospecha de enfermedad, 10 de ellos la presentaban", declara Sánchez-Solís.

En el estudio han participado 12 niños sanos y 12 con sospecha. Fue en este segundo grupo donde pudieron comprobar algunas medidas alteradas, en concreto la relación entre los flujos medios inspiratorios y expiratorios y el volumen corriente.

Los casos que presentan aplanamiento de la curva y medidas de flujos anormales son los verdaderos candidatos a la fibrobroncoscopia, la técnica de diagnóstico definitiva. "Esta prueba requiere sedación profunda y es muy invasiva, por lo que conviene tener un método previo inocuo que permita seleccionar mejor a los pacientes", añade el experto.

En este sentido, el presidente de la SENP destaca que el análisis de la curva es una prueba sencilla y no invasiva, que se puede realizar durante el sueño natural del niño, y que permite obtener datos interesantes que optimicen el diagnóstico.

Ahora bien, como puntualiza, su experiencia es un estudio muy preliminar, con un número reducido de pacientes, por lo que sería necesario una muestra mucho más amplia para confirmar la eficacia del cribado. De momento, existen estudios internacionales que abogan por realizar endoscopia a todos los pacientes que han sido sometidos a factores de riesgo, pero no hay ningún trabajo que sugiera la posibilidad de introducir una prueba diagnóstica que estratifique mejor y ahorre procedimientos invasivos innecesarios.

El 15% de los niños con VRS tiene patología de base

Durante el congreso se presentaron los resultados de FIVE, un trabajo multicéntrico en el que han participado 26 hospitales del territorio nacional, para analizar la epidemiología de la infección por el virus respiratorio sincitial (VRS). Cristina Calvo, jefe de Sección del Servicio de Pediatría del Hospital Severo Ochoa de Leganés, destaca que es la primera vez que en España se hace un estudio de estas características, con datos de 1.700 niños de todas las CC.AA. Según explica, se han recogido los datos de incidencia de infecciones durante la temporada del virus tanto en niños sanos como con patología de base menores de 5 años. Si bien en lo que respecta a los niños sanos los resultados coinciden con todo lo que está publicado, es decir, que la infección afecta a lactantes sanos muy pequeños y produce bronquiolitis, del estudio también se desprende que hay un 15 por ciento de los niños hospitalizados que sufren alguna patología de base. Las más frecuentes son procesos respiratorios (episodios de sibilancias de repetición), seguidos de patología cardiaca, neurológica, inmunodeprimidos, cromosomopatías y enfermedades metabólicas.

Pacientes lobectomizados

En lo referente a los casos de malformación pulmonar, de baja prevalencia, que requieren resección del lóbulo pulmonar, la experiencia de 15 años del Hospital Virgen de la Arrixaca demuestra que la lobectomía no tiene una repercusión funcional respiratoria.

Según Sánchez-Solís, el hecho de que hasta la edad de 5 años el pulmón no sólo crece de tamaño, sino que también multiplica el número de alveolos, favorecería que ese órgano alcance una funcionalidad normal impulsada por factores de crecimiento.

Ver noticia completa en: Gaceta Médica.